Narciso en el reflejo en una cita enamorando Leave a comment

Narciso en el reflejo en una cita enamorando

La firmeza mentida de el espejo, dijo Lezama escofina en un poema en el que visitaba el mito sobre Narciso. Narciso se miraba en el reflejo. Se miraba en el rio y no ha transpirado la falsa firmeza del agua le mostraba su objeto de anhelo, que no era otro que el novio mismo. Se habia enamorado de si mismo. Narciso, vi?stago nunca deseado de el dios-rio Cefiso y la ninfa Leriope, termina su existencia de la forma tragica. La historia, desde Ovidio, tiene varias versiones, No obstante no cambia nunca la sustancia del drama sobre Narciso el apego que a si identico se profesa es su prision, callejon desprovisto salida, laberinto carente hilo de Ariadna.

Narciso esta atontado, embebido en su propia atractivo. En su caso, conocerse a si similar es lo pesimo que le pudo ocurrir. Reconocerse en el reflejo seri­a morir. Es la suya una leyenda de amor. Muere de amor y no ha transpirado muere de apetito sobre si exacto, capturado por su personal reflejo (la firmeza mentida del agua). Atrapado por su misma mortifera apariencia. Posteriormente Freud, como todo el mundo conocemos, convirtio al melancolico Narciso en un escaso neurotico. El doctor Freud descubre el narcisismo de Narciso asi­ como nos describe su patologia desplazandolo hacia https://besthookupwebsites.net/es/arablounge-review/ el pelo convierte su caso literario en caso clinico, lo cual seri­a un progreso. A partir sobre alla podemos echarle hilo a la cometa asi­ como sondear las deseos de Narciso desplazandolo hacia el pelo sospechar que su biografia de apego, en el extremo (en el final del agua mentida del rio) es una leyenda heroica en tanto que plantea la cuestion de autosuficiencia. Narciso devorandose a si igual, amandose a si tiempo, transformado en androgino, penetrado desplazandolo hacia el pelo herido por si mismo, por su propia entusiasmo insuperable.

El narcisismo abunda en la diplomacia igual que abunda en el procedimiento o el sport u otras tareas. Nunca seri­a concreto dar nombres. Permite 20 anos (que quizas sean 30) Jean-Francois Revel advirtio en alguno sobre sus ensayos la disposicion al narcisismo sobre las estados. El Estado-Narciso, decia, tiende a llegar a ser de medio en fin, poniendose a su propio trabajo, sustituyendo inconvenientes verdaderos por problemas falsos, fomentando el nacionalismo y no ha transpirado la vanidad patriotera mas pueril. Cada nacionalista seri­a un Narciso que se mira en el rio (en el agua mentida) sobre la nacion. Si se tiene un Estado, miel sobre hojuelas. En caso de que se dispone de, el deber de Narciso seri­a alcanzarlo o dejarse la vida en el intento. Estado-Narciso o Narciso falto Estado. En todo caso, su atractivo le ciega desplazandolo hacia el pelo le emboba. El espejo seri­a su peor oponente.

Hasta hace un lapso, la Sanidad publica vasca era un espejo en el que nos mirabamos y se miraba la despacho. Admiracion sobre propios y extranos. Modelo sobre la facultad insuperable sobre organizacion. Muestra de lo que el estado Vasco seria capaz de realizar En Caso De Que le dejaran resolver por si exacto asi­ como lograr sobre la vez el total autogobierno. El paraiso es probable (el paraiso de Narciso es Narciso). La Arcadia nunca es un sueno reflejado en el agua. No obstante (ay, no obstante) el atmosfera sobre descontento que se respira en el trabajo Vasco sobre sanidad ha emergido desplazandolo hacia el pelo la consejeria de Sanidad, antiguamente de conceder que la falta de camas, la masificacion sobre las servicios y no ha transpirado las listas de espera son una indeseable certeza, ha preferido mirarse en el espejo Con El Fin De corroborar, una ocasion mas, la inmarcesible belleza de Osakidetza. La privatizacion sobre no pocos servicios, dicen los criticos, encubre un desmantelamiento sobre la antiguamente envidiable Sanidad.

“La salud”, le decia a Juan Cruz el neurologo Alberto Portera el domingo pasado, “es un bien fragil, asi­ como el transito sobre la salud a la enfermedad seri­a muchas veces instantaneo”. No creo que sea el caso de la Sanidad, que ha visto como progresivamente se ha ido mermando el gasto publico an ella dedicado (lejos todavia de la media de las paises europeos a los que pretendemos homologarnos). Permite falta destinar en equipamientos, No obstante Asimismo asi­ como sobre todo en material humano. “?Por que no quieren que la gente trabaje carente incertidumbre?”, se preguntan cargados sobre razon desde el sindicato ELA.

Narciso nunca responde, esta embebido, embobado en su mismo destello, en la maravillosa Sanidad sobre un estado fantastico, repleto sobre verdes valles virgilianos y habitado por nobles varones y virtuosas hembras que no se enferman Jami?s. La firmeza mentida del agua provee el show sobre un estado ideal. Lo nefasto, como escribio Ramon Gomez sobre la Serna, es que “ha habido demasiada muchedumbre que se ha ahogado en un espejo”.

* Este cronica aparecio en la edicion impresa del lunes, 22 sobre abril sobre 2006.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *